miércoles, 4 de noviembre de 2015

A la Deriva en el Mar de las Lluvias


Esta segunda entrada del blog va dirigida a la antología de ciencia ficción contemporánea "A la deriva en el mar de las lluvias y otros relatos", editada por Mariano Villareal (@literfan). Primero que nada he de confesar que yo le guardo un cariño especial a "Terra Nova 3", que es otra antología liderada por Mariano Villareal y que me permitió conocer al genial y aclamado Liu Cixin del cual, por ese entonces, no tenía ni idea de su existencia (aquí hago una pequeña pausa para recomendar la trilogía "The three body problem", de la cual ya se han editado las primeras dos partes en inglés, y que son de lectura obligatoria para todo aficionado al género). Y es por eso que compré con mucha ilusión esta nueva recopilación, esperando volver a encontrar un hallazgo de la magnitud del autor chino.

De entrada, el elenco que compone esta antología es un verdadero "dream team" y, hoy por hoy, es difícil encontrar autores de ciencia ficción que, en cuestión de distancias cortas, estén en mejor forma que los que aquí encontramos. Los únicos dos relatos de la antología que había leído previamente eran el de Ken Liu y el de Ted Chiang que, en su momento, me habían dejado muy satisfecho y que imaginaba que por sí solos ya hacían que la antología valiera la pena. Mi sorpresa fue mayúscula cuando encontré una historia que me pareció mucho mejor que la del maestro Ted Chiang, y eso ya es mucho decir. Pero ya llegaremos a eso.

A la deriva del mar de las lluvias abre sus puertas con "La señora astronauta de Marte", de Mary Robinette Kowal. Este es un cuento cargado de melancolía que nos ilustra el ambiente que esta por venir en el resto de la antología. Aquí se presenta la dureza de enfrentar el envejecimiento y de ver morir a las personas que amamos, de tal manera que la ciencia ficción, acaba siendo solo un pretexto para narrar una áspera historia de amor.

El siguiente relato en la lista es "Algoritmos para el amor", del genial Ken Liu, que es uno de los ficcionistas más prolíficos del momento y que es garantía de calidad (este año estrenó su primera "novela "The grace of kings" y aunque me gustó bastante, considero que vemos lo mejor de él en sus relatos cortos). En este relato se habla acerca de la posibilidad de comercializar de distinta manera con la IA y de lo que significa la consciencia y la inteligencia.

"Frigonovia", de Will McIntosh, es el cuento que ocupa el tercero en aparecer y trata acerca de lo agridulce que puede ser el lograr conservar nuestras mentes, en un mundo de desigualdades económicas y abre posibilidades muy interesantes que se derivan de ese tema. Por lo que se informa en la antología, McIntosh alargó ese relato corto y lo convirtió en una novela, que ya me encargaré de buscar, porque sin duda la historia tiene mucha tela de donde cortar.

El cuarto relato pertenece al viejo maestro Mike Resnick y se trata de "Regreso a casa". Esta historia continúa con la tónica de un futuro oscuro y desolador, en la que posibilidades inesperadas se suman a las, ya de por sí, complicadas relaciones familiares.

Ted Chiang aparece en el quinto lugar con "La verdad de los hechos, la verdad del corazón". Tuve la oportunidad de leer este relato el año pasado y me pareció otra obra maestra de Ted Chiang, quien es mi autor de ciencia ficción favorito. Esta historia plantea posibilidades deprimentes acerca de las implicaciones que tendrá en nuestra vida diaria la creciente inclusión de la tecnología. Un relato especulativo de la más alta categoría.

El sexto relato de la antología es mi favorito y se trata de "Si fueras un dinosaurio, amor mío", de Rachel Swirsky. Para mi sorpresa, la belleza de esta historia, superó con creces a la historia narrada por Chiang, y es que este relato es poesía pura. Este cuento es uno de los mejores que he leído y rebasa las barreras de cualquier género. Sin duda buscaré más relatos de esta autora, a la que vale la pena no perderle la pista.

La siguiente historia es "La amaryllis", de Carrie Vaughn. A decir verdad este es el relato que menos me gustó de la antología. Nos transporta a un mundo devastado por el desastre y, como bien menciona Mariano Villareal en la introducción al relato, muestra un muy buen "worldbuilding, pero no mucho más que eso. Aunque presenta un bajón de calidad en comparación con el resto de relatos, encaja muy bien con la atmósfera del libro.

Por último nos encontramos con "A la deriva del mar de las lluvias", de Ian Sales. Este relato es una fina pieza de ciencia ficción dura y, aunque no soy muy fan de las historias de ciencia ficción plagadas de militares (en este caso astronautas), la combinación que hace con el desarrollo de una tercera guerra mundial en la tierra y la posterior devastación de la misma, hace que sea un relato entretenido y que bien vale la pena leer.

En conclusión, es una antología que muestra que la ciencia ficción no solo se encuentra sana, sino que también está pasando por uno de sus mejores momentos, sobretodo en el ámbito de la ficción corta. Mariano Villareal vuelve a mostrarse como un talentoso antologador y, mientras espero su siguiente colección de relatos, me daré a la tarea de leer "Mariposas del oeste", que es otra antología de la colección "Nova Fantástica", y que también promete mucho.

Calificación: 5/5






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada